Mis tres principios favoritos

¡Hola! Esta entrada está dedicada a mis tres principios favoritos de novelas.



~RAYUELA, DE JULIO CORTÁZAR~

¿Encontraría a la Maga? Tantas veces me había bastado asomarme, viniendo por la rue de Seine, al arco que da al Quai de Conti, y apenas la luz de ceniza y olivo que flota sobre el río me dejaba distinguir las formas, ya su silueta delgada se inscribía en el Pont des Arts, a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro, inclinada sobre el agua. Y era tan natural cruzar la calle, subir los peldaños del puente, entrar en su delgada cintura y acercarme a la Maga que sonreía sin sorpresa, convencida como yo de que un encuentro casual era lo menos casual en nuestras vidas, y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado para escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico.


~SPUTNIK, MI AMOR, DE HARUKI MURAKAMI~

A los veintidós años, en primavera, Sumire se enamoró por primera vez. Fue un amor violento como un tornado que barre en línea recta una vasta llanura. Un amor que lo derribó todo a su paso, que lo succionó todo hacia el cielo en su torbellino, que lo descuartizó todo en un arranque de locura, que lo machacó todo por completo. Y, sin que su furia amainara un ápice, barrió el océano, arrasó sin misericordia las ruinas de Angkor Vat, calcinó con su fuego las selvas de la India repletas de manadas de desafortunados tigres y, convertido en tempestad de arena del desierto persa, sepultó alguna exótica ciudad amurallada. Fue un amor glorioso, monumental. La persona de quien Sumire se enamoró era diecisiete años mayor que ella, estaba casada. Y debo añadir que era una mujer. Aquí empezó todo y aquí acabó (casi) todo.


~EL PRINCIPITO, DE ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY~

Cuando yo tenía seis años vi en un libro sobre la selva virgen que se titulaba "Historias vividas", una magnífica lámina. Representaba una serpiente boa que se tragaba a una fiera. En el libro se afirmaba: "La serpiente boa se traga su presa entera, sin masticarla. Luego ya no puede moverse y duerme durante los seis meses que dura su digestión". Reflexioné mucho en ese momento sobre las aventuras de la jungla y a mi vez logré trazar con un lápiz de colores mi primer dibujo. Mi dibujo número 1 era de esta manera:

Enseñé mi obra de arte a las personas mayores y les pregunté si mi dibujo les daba miedo. —¿por qué habría de asustar un sombrero?— me respondieron. Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digiere un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas mayores pudieran comprender. Siempre estas personas tienen necesidad de explicaciones. Mi dibujo número 2 era así:
Las personas mayores me aconsejaron abandonar el dibujo de serpientes boas, ya fueran abiertas o cerradas, y poner más interés en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. De esta manera a la edad de seis años abandoné una magnífica carrera de pintor. Había quedado desilusionado por el fracaso de mis dibujos número 1 y número 2. Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones. 

¿Cuáles son vuestros principios favoritos?

3 comentarios:

  1. Interesantes comienzos. Bastante llamativos. ¡Buen post! ^-^

    Te espero por mi blog!

    Un saludo!


    Mia

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! La verdad, es que el de 'El principito' me fascina. Otro que me encanta es el de el tunel de Sábato 'Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona.'

    Y el favorito entre mis favoritos es Bar del infierno de Dolina 'El cafetín es un laberinto. Nuestro destino es extraviarnos en sus encrucijadas. Pero algunos presienten una verdad aún más terrible: no se puede salir del bar, no por la falta de puertas, sino porque no hay otra cosa que el bar. El afuera no existe. '

    Esto de que el afuera no exista me parece una maravilla de su narración.

    Me gustó tu selección.

    ¡Un abrazo! <3

    ResponderEliminar
  3. Hola Naeko:

    Cortazar es uno de mis pendientes, lo que me llama la atención de "Rayuela" es como el autor sugiere un orden particular para leerla (no de principio a fin), como si hubiera decidido romper toda regla literaria y eso me fascina.

    En cuanto al libro de Murakami, tal vez un día lea a este autor, por lo que sé de él tiene un estilo que posiblemente llegue a gustarme.

    Y en lo que respecta al Principito, lo leí hace unos seis años o menos y estar de su lado es inevitable, mientras leía compartía su antipatía hacía la lógica de los adultos (y eso que soy adulta, jajaja).

    Qué buena idea me ha dado tu entrada, tal vez en algún momento yo también haga una con mis principios favoritos, por ahora diré que uno de ellos es el de "Persuasión" de Jane Austen, esa primera página fue la que me empujó a continuar con interés la historia. El papá de la protagonista lee única y exclusivamente un libro para entretenerse.

    Gracias por comentar en mi blog!

    Nos leemos :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar